lunes, 6 de junio de 2011

De paseo por Alemania (y algo más) II

Ahora si la parte 2, por cuestiones de presupuesto no puede escribirla antes (en el laburo estamos preparando el presupuesto para el próximo ejercicio y no queda tiempo para nada).
Como comentaba en la entrada anterior, me sorprendió mucho la falta de movimiento náutico en las ciudades que recorrí. Si bien Alemania nunca fue una pontencia naval tiene varios astilleros importantes, como Lürssen, Blohm + Voss, Hanse o Bavaria. Este último (a pesar de que Bavaria es un estado enclavado en medio del continente) pelea el primer lugar entre los astilleros europeos junto con Beneteau y fabrica unos 2.000 barcos por año (en comparación, en argentina se matriculan unos 100 veleros por año -aunque no recuerdo el origen del dato y no puedo dar plena fe de su veracidad). A donde van a parar yo no lo se...
En Hamburgo se encuentra Blohm + Voss, constructor de las embarcaciones de guera Meko (Argentina compró el diseño de unas cuantas y las construyeron acá hace unas cuantas décadas). El dique flotante que se ve en las fotos, donde se le estaba haciendo mantenimiento al crucero Luna de la linea Aida Cruises, pertenece a este astillero





Hamburgo es la segunda ciudad más grande de Alemania con unos 1,8 millones de habitantes y el tercer puerto con más tráfico de Europa (noveno a nivel mundial) con 9,8 millones de TEUs (contenedores de 20 pies) movidos por año. Es una ciudad estado y toda su historia gira alrededor del puerto, que se encuentra en la confluencia de los ríos Elba, Alster y Bille. La ciudad fue fundada en el siglo IX y en el año 1189 fue declarada ciudad libre imperial (es decir, no sometida al emperador) y es la fecha que toman como fundación cuando festejan el cumpleaños de la ciudad. En 1241 se unió junto con Lübeck para dar origen a la liga Hanseática, convirtiéndose en uno de los centros de comercio más importantes de la época. Fue destruida muchas veces, por guerras, incendios y, también, para hacer lugar más al puerto (desplazaron varios miles de habitantes).

Si bien no había mucha náutica deportiva, como fui durante los festejos del cumpleaños había barcos de todo tipo dando vueltas por el río o a los que subir a visitar. Por ejemplo, buques de guerra o de policía y barcos escuela (entre ellos, tres o cuatro buques escuela rusos que se ven a la izquierda de la primer foto acá abajo):










Los festejos duran tres días completos, durante los cuales hay conciertos al aire libre, desfile de barcos, regatas, demostraciones de la marina (en la foto, un helicóptero simulando un rescate) y muchísima gente por todos lados, como se ve en uno de los accesos a las marinas:





Había un montón de cosas curiosas, barcos con propulsión de rueda (salpicaba bastante pero se movía rápido), uno con caldera a vapor y unos cuantos con la popa que se abría y se sumergía para permitir subir el chinchorro (que de chicos no deberían tener nada por el tamaño de la cama que tenían):



>



Mientras tanto pasaron un par de cruceros de pasajeros enormes, el Queen Mary II (gigantesco, 345m de eslora) de la Cunard Line y el Mein Schiff (apenas 264 metros de eslora):



Obviamente, también hay museos, tanto en tierra como flotando, lo llamativo es que se trata de dos buques de carga, el Cap San Diego (el blanco, construido en 1961 para la Hamburg Sud, 159m de eslora) y el Rickmer Rickmers (el verde). Este último fue construido en 1896 y después de ser requisado por los portugueses en la primer guerra mundial fue utilizado como buque escuela de la marina portuguesa bajo el nombre Sagres (el Sagrés actual se lo compraron a los brasileños...). Igual que el otro, fue salvado del desguace y destinado a museo en la década del ´80.





Para el final los dos que más me gustaron. El primero, botado a fines de 2009, es un barco escuela... nada de Pamperos en Alemania... Tiene 52 pies de eslora, 3,45 metros de calado y fue construido en Australia en fibra de vidrio con refuerzos en fibra de carbono. Obviamente planea y está pensado para regatas largas (tiene capacidad de pernocte para 12 personas), estaría lindo correr una Buenos Aires-Río ahí arriba...





La segunda es una Riva Super Aquarama y, si bien no tiene velas, tengo debilidad por este tipo de lanchas. Lástima que, con un precio que ronda los 200.000 euros, no creo que vaya a tener una en el corto plazo. Este modelo es de los años ´60s, en general tenían un motor yankee enooorme y consumen nafta como si la regalaran... En proa tienen un pequeño camarote imagino que debe ser por si uno se queda sin nafta y tiene que esperar el rescate, porque mucho espacio no le veo...





Eso fue un poco lo que vi de náutica en (no muy) resumidas cuentas en mis vacaciones. Acá no vamos a dejar de quejamos por el frío en invierno ni de la poca profundidad o del precio de los barcos, pero, después de todo, tenemos unas condiciones bastante buenas para navegar, aprovéchenlas!!

2 comentarios:

  1. parece que disfrutaron mucho el viaje, yo ahora estuve paseando por buenos aires, Recoleta. puerto madero y otros lugares, la verdad no hay nada mas lindo que viajar!!

    ResponderEliminar
  2. La vida tendría que ser exactamente al revés, trabajar 15 días al año y el resto de vacaciones...

    ResponderEliminar